MITOS Y REALIDAD

Aqui se exponen trece mitos relacionados con la violencia de género a los que se les va a dar una respuesta basada en la realidad.

1. Mito
La violencia basada en el género ocurre solamente entre las mujeres pobres y marginadas.

• Realidad
Aunque algunos estudios sugieren que las mujeres que viven en la pobreza tienen más posibilidades de experimentar violencia que las mujeres de un nivel socio-económico más alto, los mismos estudios muestran que la violencia basada en género se da entre personas de todo tipo de nivel socioeconómico, educativo y racial.

2. Mito
Los hombres no pueden evitarlo. La violencia es parte de su propia naturaleza.

• Realidad
La violencia masculina no tiene una base genética; se perpetúa a través de un modelo de masculinidad que permite e incluso alienta a los hombres a que sean agresivos. Además, en el caso de la violencia entre las parejas, es importante señalar que los hombres por lo general son capaces de controlar su violencia en ciertos lugares (como en el trabajo), mientras que optan por actuar de forma violenta en otros (en casa). A pesar de la existencia generalizada de la violencia basada en género, algunos estudios antropológicos han documentado la existencia de sociedades de pequeñaescala donde la violencia doméstica prácticamente no existe.

3. Mito
Las mujeres que sufren violencia basada en género provocan el abuso debido a sus conductas inapropiadas.

• Realidad
En muchas sociedades, existe la creencia generalizada de que las esposas merecen ser golpeadas por sus esposos. En otros casos, las  personas quieren creer que el agresor tenía motivos justificados para usar la violencia y que la víctima es culpable para así negar que se ha producido un crimen. Este es el caso cuando se sugiere que una mujer que es violada se lo merece por su forma de vestir o actuar. Culpar a la víctima es precisamente el tipo de actitud que tiene el potencial de perjudicar a la sobreviviente de violencia.

4. Mito
La mayoría de las mujeres son abusadas por extraños. Las mujeres se encuentran a salvo cuando están en casa.

• Realidad
Los estudios muestran de forma consistente que la mayoría de las mujeres que experimentan la violencia son abusadas por personas que conocen, por lo general los perpetradores son aquellos en los que ellas confían y quienes aman.

5. Mito
Las mujeres abusan de los hombres tan a menudo como los hombres abusan de ellas.

• Realidad
Aunque los niños y hombres tienen más posibilidades de ser victimizados por un extraño, las investigaciones han hallado que las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de ser victimizadas por un miembro de la familia o por la pareja. En el caso del abuso sexual infantil, los estudios muestran de forma consistente que la gran mayoría de perpetradores son hombres, sea la víctima niño o niña. La violencia doméstica es ante todo un crimen en contra de las mujeres cometido por sus parejas masculinas. En las situaciones de violencia doméstica, cuando las mujeres usan la violencia, por lo general es en defensa propia. Además, las agresiones perpetradas por hombres tienden a ser más graves y dañinas que las perpetradas por mujeres.

6. Mito
A las mujeres les debe gustar la violencia, sino habrían abandonado la relación de abuso.

• Realidad
Por lo general, las mujeres en situaciones de violencia tratan muchas veces de conseguir ayuda y de abandonar una relación violenta. Sin embargo, existen numerosas barreras que pueden impedir a la mujer que se vaya. Entre estas se incluyen la dependencia económica del abusador para su propia sobrevivencia o la de sus hijos, la presión de la sociedad y de la familia para mantener la relación, la falta de opciones respecto a dónde ir y el temor al castigo. Muchas mujeres temen con razón que el abusador pueda herirlas o incluso matarlas si intentan dejar la relación.

7. Mito
Una mujer estará finalmente a salvo cuando abandone la relación.

• Realidad
Con frecuencia la violencia sigue y puede incluso incrementar después de que la mujer abandona a su pareja. De hecho, el riesgo de una mujer de ser asesinada es mayor inmediatamente después de la separación.

8. Mito
La violencia doméstica cesa cuando la mujer queda embarazada.

• Realidad
Aunque los estudios son poco concluyentes respecto a si la violencia tiende a empezar o incrementar durante el embarazo, las investigaciones han demostrado que la violencia no cesa obligatoriamente cuando una mujer queda embarazada. A nivel mundial, una de cada cuatro mujeres es abusada física o sexualmente durante el embarazo, por lo general por su pareja. De hecho, las investigaciones sugieren que la violencia puede ser más común durante el embarazo que otras condiciones.

9. Mito
El maltrato a mujeres es algo raro y aislado.

• Realidad
Cada quince segundos una mujer es maltratada. El maltrato es la mayor causa de lesiones a las mujeres, prevalece sobre la violación callejera, asaltos o accidentes de coche.

10. Mito
No hay manera de romper con las relaciones abusivas.

• Realidad
Las mujeres piden ayuda cuando descubren sus propias fuerzas y se valen de los recursos comunitarios que ofrecen ambiente seguro. El maltrato físico es más grave que el maltrato psicológico. La coacción psicológica incapacita para el funcionamiento habitual de la mujer de una forma tan contundente como la agresión física.

11. Mito
Los hombres adictos a las drogas como el alcohol, parados, con estrés en su trabajo… son violentos como efecto de su situación personal.

• Realidad
No todos los parados, alcohólicos, estresados, etc., son violentos. También es curioso comprobar cómo los violentos no lo son más que en el ámbito familiar. No golpean al jefe, ni al empleado del INEM cuando no tienen trabajo.

12. Mito
La violencia dentro de casa es un asunto de la familia y no debe salir fuera.

• Realidad
Ningún acto que dañe a la persona física, psicológica o sexualmente, puede considerarse como privado, sólo debe entenderse como falta o delito.

13. Mito
Cuando una mujer dice NO quiere decir SI.

• Realidad
Algunos hombres piensan que las mujeres no son capaces de manifestar sus deseos sexuales y por ello “creen” que las tienen que obligar y forzar. Es una forma de manifestar su “poder”.

Cuando una mujer dice NO es que NO QUIERE Y ES UNA VIOLACION.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s