Violencia contra las mujeres por parte de sus compañeros o cónyuges

La etiología de esta clase de violencia es compleja y multifactorial: las actitudes socioculturales (desigualdades de género), condiciones sociales, relaciones conyugales, conflictos familiares, trastornos psicopatológicos, abuso de alcohol y drogas, y los aspectos biográficos como personalidad, historia de abusos y de violencia en la familia de origen se han relacionado con su aparición.

Algunas situaciones ancladas en la tradición y la cultura de muchas sociedades durante siglos se han relacionado con la violencia específica contra la mujer: las relaciones de sumisión y dependencia de la mujer respecto al hombre, la justificación de la violencia masculina y su tolerancia por la sociedad e incluso por la mujer, los estereotipos sexuales y el rol limitado asignado a la mujer a nivel social explican en parte la violencia infringida a la mujer. La violencia ha sido y es utilizada como un instrumento de poder y dominio del fuerte frente al débil, del adulto frente al niño, del hombre frente a la mujer a través de los tiempos. Hay diversos autores que consideran que los dos factores epidemiológicos mas importantes para la aparición de violencia domestica son la relación de desigual posición de la mujer tanto en las relaciones personales como sociales y la existencia de una “cultura de la violencia”, que supone la
aceptación de la violencia en la resolución de conflictos.

di-no-chica

 

Los cambios sociales de las últimas décadas respecto al papel de la mujer, tanto en el ámbito privado (pareja, familia) como público (laboral, social) hacia una relación mas igualitaria entre hombre y mujer, han hecho posible que el problema de éste tipo de violencia haya salido a la luz, debido en parte a una mayor conciencia de la mujer respecto a sus derechos y a su papel en la pareja, en la familia y en la sociedad, y también a una mayor sensibilidad social respecto al problema. La no aceptación de estos cambios por el hombre, y el ver peligrar lo que para algunos era vivido como privilegio, ha podido favorecer la aparición de violencia en ocasiones.

Quizá éstas causas están en el trasfondo del problema, pero hay factores de riesgo y situaciones de especial vulnerabilidad que explicarían por qué en contextos similares,en ocasiones se producen las situaciones de violencia y en otras no.

Actualmente, y después de múltiples estudios, se llega a la conclusión de que la violencia contra las mujeres tiene múltiples causas, entre las que destaca el hecho de una conducta aprendida que se ha forjado por las normas socioculturales y las expectativas del rol que apoyan la subordinación femenina y perpetúan la violencia masculina. A continuación se examinan las principales causas de la violencia:

• Características demográficas:

Si bien la violencia de género se da en todos los grupos sociodemográficos, hay algunas características demográficas que se han asociado a su perpetración. Se ha visto que a medida que la edad de la pareja aumenta, las tasas de violencia disminuyen.
Alternativamente, se ha destacado como valor asociado a un riesgo mayor de perpetración de violencia el aumento del estrés familiar, relacionado con el bajo nivel socioeconómico y la pérdida del empleo del agresor.

• Características psicológicas:

Al parecer, los hombres que llegan aperpetrar violencia son menos asertivos, más hostiles e irascibles que los que no lo hacen, y difieren de éstos en que aceptan de mejor grado la violencia en una relación de pareja. No obstante, existen pocos estudios acerca de las características psicológicas de los maltratadores, que permitan establecer qué factores les diferencian de la población en general.

• Características psicopatológicas:

Síndromes psicopatológicos específicos como la depresión, el trastorno de estrés postraumático, el abuso de sustancias y el trastorno límite de la personalidad se han asociado a la perpetración de la violencia.

• Características de la relación:

Aquellas relaciones de pareja en las que se da la violencia se caracterizan por tener más interacciones negativas y ser más conflictivas. Al parecer, las parejas que experimentan más tensión en su
relación tienen más riesgo de violencia.

• Otras causas:

Diversos investigadores han planteado que ser testigo de violencia doméstica en la familia de origen es un factor que predice perpetrar violencia de género. No obstante, no hay claridad al respecto, ya que muchos maltratadores no provienen de familias violentas. Al parecer, existe algún factor mediador entre observar violencia en la familia de origen y perpetrarla. Otro factor que se ha estudiado es la relación entre el daño cerebral y la perpetración de violencia de género. Los hombres que han sufrido daño cerebral pueden tener más problemas para controlar su estado de ánimo y las discusiones con sus parejas, presentan más agresión verbal y niveles más altos de ira y depresión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s