Prevención y Educación en violencia de pareja

Se puede hablar de tres programas de prevención:

• El programa de PREVENCIÓN PRIMARIA se define como:

Un proceso que informa, motiva y ayuda a la población a adoptar y mantener formas no violentas de resolución de conflictos familiares, proporciona modelos de funcionamiento familiar más democráticos y propugna los cambios en los contextos de riesgo necesarios para facilitar esos objetivos, dirigiendo la formación profesional y la investigación en esa misma dirección. Desde el modelo de “educación para la salud”, se podría hablar de una verdadera educación para la no- violencia dirigida a las nuevas generaciones, como alternativa a la “pedagogía negra” imperante en nuestra cultura. Asimismo, teniendo en cuenta que la variable género ha sido identificada como un factor relevante en el problema de la violencia doméstica, resultaría esencial el diseño de un modelo educativo no sexista, que permita flexibilizar los estereotipos culturales relativos al género y que, a la vez, incluya en el currículum de la educación formal el aprendizaje de métodos no violentos para la resolución de conflictos interpersonales. La intervención preventiva sobre contextos de riesgo implica el entrenamiento de los futuros padres y madres en métodos disciplinarios no violentos, como un modo de proporcionar a las nuevas generaciones modelos alternativos de ejercicio del poder intrafamiliar.

cartel di no chica

• El programa de PREVENCIÓN SECUNDARIA:

Tiende a elaborar estrategias de intervención, que dirigidas a la población más vulnerable le proporciona recursos para la identificación temprana del problema y un apoyo social y
accesible. La capacitación permanente sobre el problema de la violencia doméstica, al mismo tiempo, facilita la detección precoz del problema en sus fases iniciales por parte de las organizaciones comunitarias (escuela, hospital, iglesia, policía, instituciones recreativas, etc.). En este plano, es importante subrayar que esta tarea se enfrenta con obstáculos derivados de la resistencia al cambio de los sectores profesionales y de las instituciones, que suelen dificultar la concreción de los objetivos propuestos.

• Finalmente, el programa de PREVENCIÓN TERCIARIA:

Consiste en asegurar los recursos asistenciales para una adecuada respuesta médica, psicológica, social y legal a la población afectada por el problema. Incluye medidas de protección a las víctimas y programas especializados en la atención de víctimas y agresores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s