Gravedad del maltrato

La violencia doméstica tiene mayor o menor importancia según se presente de forma esporádica o de forma habitual, y también según los niveles de gravedad de las agresiones que se produzcan. Puede analizarse según las formas en que se presenta. A continuación se clasificarán en aislada, reiterada, continuada, progresiva y desatada. Para esta ordenación se emplean las variables de la repetición en el tiempo, los objetivos del agresor y el nivel de gravedad de la violencia.agresion di no defiendete. b y n

• La violencia aislada es autolimitada, se produce sólo en ocasiones excepcionales y es relativamente leve.

• La violencia reiterada además de repetirse en el tiempo, involucra a los dos sujetos que se enfrentan.

• La violencia continuada es lo que llamamos maltrato empieza con la llamada violencia continuada, en la que el objetivo no es una lesión, sino el sometimiento, y su pronóstico es de perpetuación. El conflicto es un mecanismo de dominación unidireccional y no requiere ningún tipo de acción o reacción por parte de la víctima para producirse. Ésta es una violencia continua y latente que se manifiesta periódicamente y aparece acompañada de amenazas. No es preciso que exista una provocación o una circunstancia especial para que se den las agresiones, lo que indica que el control está en manos del violento.

• La violencia progresiva se produce cuando se agrava la violencia continuada, en la que se producen saltos de gravedad creciente, pudiendo llegar a la «violencia desatada» en la que se produce una lesión grave o la muerte como posibilidad, ya que el agresor reacciona de manera incontenida ante alguna amenaza de pérdida de control. Lo que ha venido siendo una violencia instrumental se convierte en una violencia que pierde toda mesura y tiende a liquidar brutalmente a la mujer que pretende escapar. Con este análisis se puede interpretar las pautas que se observan en la sociedad actual respecto de los malos tratos. El maltrato continuado consistente en despreciar y desvalorizar a la mujer es muy frecuente, mientras que las formas de violencia progresiva y desatada se dan en menor medida. Las agresiones adquieren mayor intensidad cuando se producen circunstancias extraordinarias en las relaciones, como el caso de que la mujer quiera separarse del agresor.

Anuncios